El consumidor rebelde

Desde el departamento de marketing se crea una estrategia precisa de posicionamiento, situando al producto en relación a la competencia; en el pack, se explica con detalle como se usa el producto; en diversos estudios se prueba su eficacia para ciertas situaciones; y luego el consumidor va y lo usa como le da la gana.

Desde toallitas para secar que se usan para quitar el olor de los zapatos a bebidas energéticas que se consumen en los bares, el consumidor demuestra una y otra vez que el control es una ilusión. Las marcas son de los consumidores, no de las empresas.

Fuente: Bajo la Línea 15/09/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp