El consumo se la juega en Navidad

Navidad. Las próximas fiestas están marcadas en rojo en el calendario de las empresas de distribución, la industria alimentaria y el sector del gran consumo en general.

El sector se la juega y lo sabe. Es a partir de ahora cuando se factura gran parte de las ventas del año y el problema es que la actual situación de la economía española no invita especialmente al optimismo.

El IVA subió en septiembre y las compras saldrán esta vez más caras; hay 3,1 millones funcionarios que por primera en la historia se quedarán sin paga extra; al acabar el año habrá ya cerca de 6 millones de parados -son muchas las familias con todos sus miembros desempleados- y cientos de miles de trabajadores del sector privado han visto sus ingresos mermados como consecuencia de las rebajas salariales que se extienden por todo el país.

Pero es que por si fuera poco, hay quien desde las redes sociales está intentando lanzar campañas de boicot hacia los productos y empresas catalanes.

De acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en los nueve primeros meses del año el consumo ha caído un 6 por ciento, pero lo peor es que el descenso se ha acentuado el pasado mes de septiembre, justo con la entrada en vigor del nuevo IVA. Ese mes, el desplome de las ventas ha sido del 12,6 por ciento, con datos realmente alarmantes en algunos segmentos.

El comercio tradicional ha sufrido así un desplome del 15,3 por ciento, las grandes superficies han retrocedido un 14,8 por ciento y las pequeñas cadenas un 14,1 por ciento. Tan sólo las grandes cadenas de supermercados han logrado amortiguar el golpe, aunque el descenso en su caso sea también del 5,5 por ciento.

El problema además es que, aunque no todas sufren igual la caída del consumo, el problema afecta a las 17 comunidades autónomas. En septiembre las que más cayeron fueron Murcia (-15,8 por ciento) y Andalucía (-14,4 por ciento) y las que menos Canarias (-10,2 por ciento) y Extremadura (-10 por ciento).

En el mercado existe la sensación de que una caída tan fuerte sólo puede obedecer a que los consumidores adelantaron al mes de agosto parte de las compras previstas para septiembre, pero aún así los temores a lo que pueda pasar en Navidad están más que fundados, teniendo en cuenta que, salvo los jubilados, el resto de la población ha perdido, en su inmensa mayoría, gran parte del poder adquisitivo que tenía otros años.

Desde la industria y la distribución se insiste por ello, en un objetivo claro:es necesario recuperar cuanto antes la confianza porque sólo así repuntará el consumo. Y, hoy por hoy, es la mayor locomotora que tiene la economía española.

Patronales y asociaciones de todo tipo insisten así en pedir al Gobierno que no castigue más a las empresas con nuevos impuestos y que, por el contrario, adopte cuanto antes medidas que impulsen el consumo.

El Economista  21/11/2012 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
Hablar en WhatsApp
1
👋🏻 Hola! ¿Necesitas ayuda?
Hola! 👋🏻
¿En que podemos ayudarte?