El paro del consumo rompe la tendencia de aumento de la densidad comercial

La crisis económica pasa también factura al comercio. El sector empieza a dar síntomas claros de ser el próximo damnificado por la ola de incertidumbre económica. El descenso de facturación en el segundo trimestre por el frenazo de la demanda tendrá muy probablemente una disminución de la oferta.

En la actualidad, la Comunitat Valenciana tiene 14,71 establecimientos comerciales minoristas por cada 1.000 habitantes, una cifra que se sitúa por encima de la media nacional (14,34), según datos de un informe sobre la densidad comercial por comunidades autónomas de la Secretaía de Estado de Comercio, al que tuvo acceso Europa Press.

Estos datos, correspondientes al año 2007, indican que la densidad comercial a nivel nacional ha aumentado ligeramente: de 14,31 establecimientos en 2006 a 14,34 en 2007.

Por comunidades autónomas, y según los datos referidos a 2007, la mayor densidad de establecimientos comerciales minoristas la tienen Ceuta y Meilla, con 17,69 establecimientos por cada mil habitantes); seguidas de Baleares (16,10); Galicia (15,57); Canarias (15,47); Extremadura (15,24); Andalucía (15,17); Comunitat Valenciana (14,71) y La Rioja (14,70), todas ellas, por encima de la media.

Y por debajo de la media nacional se encuentran Castilla-León (14,26); Asturias (14,24); Cataluña (14,19); Castilla-La Mancha (14,01); País vasco (13,85); Cantabria (13,79); Murcia (13,62); Navarra (13,41); Aragón (12,97) y Madrid (12,54).

Sin embargo, un estudio de las Cámaras de Comercio prevé que el descenso de la actividad suponga una reducción de la densidad. De hecho, la caída de facturación en los últimos registros ha venido acompañada de un disminución de la inversión, aunque no del empleo. En concreto, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) referidos al mes de mayo advertían de un descenso interanual de un 5,3% de facturación del comercio. El índice valenciano repite el nacional pero registra un empeoramiento en los últimos meses; de hecho, en los cinco primeros meses acumula un retroceso de un 3,5%.

El sector mantiene en cuestión de empleo una de sus características habituales y pese a la desaceleración mantiene el nivel de ocupación e incluso aumenta ligeramente la contratación, aunque algo menos en el caso valenciano (0,4%).

Si se atiende al tipo de producto se comprueba que los productos alimentarios mantienen su nivel de demanda pero se desploman los no alimentarios, en especial equipamiento del hogar y artículos de cuidado personal.

Fuente: Las Provincias 20/07/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp