Expertos abogan por priorizar la libertad de establecimiento de comercio en centros urbanos para evitar la desertización

CECOBI y la Caixa organizan una jornada para dar respuesta del sector ante los cambios normativos derivados de la Directiva de Servicios

    El ex director general de Comercio de la Generalitat de Catalunya y actualmente presidente de la Fundación «Catalunya Comerç», Jaume Angerri, señaló hoy, en una jornada organizada por CECOBI y la Caixa, la necesidad de que las autoridades prioricen la libertad de establecimiento de comercior en los centros urbanos, «evitando la desertización».

   El Consejo Empresarial de Comercio de Bizkaia-CECOBi, en colaboración con ‘La Caixa’, celebró hoy una jornada en la que se  trató la propuesta de CECOBI que propone un plan de acción para el comercio, como respuesta del sector ante los cambios normativos derivados de la Directiva de Servicios.

   El acto estuvo presidido por la directora de Comercio del Gobierno vasco, Maite Valmaseda, la delegada general de «la Caixa» en el País Vasco, Ana Guzmán, y el presidente de CECOBI, Pedro Campo.

   En la exposición, Jaume Angerri, economista y administrador de Angerri Consultors, destacó que la transposición de la Directiva 2006/123 CE, de servicios en el mercado interior (DSMI), «significa la consolidación del comercio en el interior de nuestras ciudades».

   Angerri insistió en la necesidad de que las autoridades prioricen la libertad de establecimiento en los centros urbanos, «evitando la desertización y los costes medioambientales que suponen los establecimientos periféricos», así como que el comercio periférico existente, dependiente del automóvil, no se amplie y que las autoridades planifiquen las ciudades «contando con el comercio urbano, que a su vez favorece la relación entre las personas, la vitalidad y la seguridad de las calles, la accesibilidad a todos los perfiles de ciudadanos y una menor contaminación».

   Asimismo, señaló que la legislación para la instalación de cualquier tipo de comercio debe ser «sencilla y sujeta a criterios urbanísticos, medioambientales y de defensa del consumidor, elementales como el respecto a la defensa del consumidor», de modo que «cualquier nueva instalación no ha de significar coste para el erario público, ni debería propiciar posiciones dominantes de mercado, que son antesala del abuso».

   Angerri añadió que se deben respetar «los criterios urbanísticos y los medioambientales», de manera que «cualquier nueva instalación debería respetar el patrimonio histórico-artístico de las ciudades y debe plantearse en las áreas urbanas con transporte público en abundancia, minimizando los costes energéticos de la edificación».

   Por otro lado, indicó que es necesaria también «la libertad de instalación de cualquier tipo de comercio en los centros urbanos que permita que los pequeños establecimientos, y los grandes ofrezcan lo mejor de sus servicios para la elección por parte de los ciudadanos». A su entender, «la rivalidad no debe significar desamparo para los pequeños empresarios, sino fuente de transformación continua».

   Por último, señaló que el comercio y las ciudades deben ser «sinónimos de civilización, de servicio responsable e implicado en el desarrollo y progreso de nuestra sociedad».

Europa Press 16/06/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp