Hacienda investigará a comercios y pymes que cobren más de 3.000 euros al mes con tarjeta

Desde enero la banca notificará al Fisco el nombre de los clientes que retiren más de 3.000 euros en efectivo

Hacienda estrecha el cerco a los posibles defraudadores. Empresarios y profesionales que reciben parte de sus ingresos a través de cobros con tarjetas de crédito o débito, como es el caso de los comerciantes, están ahora en su punto de mira.

A partir de enero, las entidades bancarias estarán obligadas a informar a la Agencia Tributaria de los cobros efectuados mediante tarjetas de crédito o débito en las cuentas de empresarios o profesionales establecidos en España cuando su cuantía mensual supere los 3.000 euros. Así lo establece el proyecto de real decreto de modificación de determinadas obligaciones tributarias, al que ha tenido acceso ABC, y que el Ejecutivo prevé aprobar antes de que acabe el año.

Fuentes de Hacienda dicen que estos nuevos controles no afectan, en general, a grandes cadenas comerciales Con esta medida Hacienda trata de detectar la posible desviación de ingresos procedentes de la actividad económica hacia cuentas personales de los empresarios o dueños de los negocios, que disminuyen, de este modo, el volumen de facturación que declaran, y por tanto, la factura fiscal. En este sentido, fuentes de la Agencia Tributaria aseguran que estos nuevos controles no afectan, en general, a grandes cadenas comerciales, ya que en estos casos los cobros con tarjetas están ligados a cuentas bancarias de una determinada sociedad, de cuyos movimientos Hacienda ya tiene información.

Datos de los clientes

En principio, bancos y cajas sólo informarán de los titulares de cuentas en las que aparezcan ingresos por tarjetas superiores a los 3.000 euros al mes, y de la cantidad total ingresada por este concepto. Algunos expertos consultados aseguran, no obstante, que tras este paso se podría pedir también el nombre y la cantidad de quién ha hecho cada uno de los pagos con tarjeta, con lo que el Fisco tendría información de las compras de muchos contribuyentes que podría comparar con los ingresos declarados por la unidad familiar. De momento, sin embargo, Hacienda niega que sea su intención pedir o utilizar esa información.

Y junto a pequeños empresarios y comerciantes, quienes también están en el punto de mira de la Agencia Tributaria son los ciudadanos que retiran de sus cuentas abultadas cantidades de dinero en efectivo.

Lupa sobre los ciudadanos

Primero se investigó a quienes retiraban efectivo en billetes de 500 euros. Después la lupa del Fisco se extendió a aquellos que utilizaban billetes de 200 y 100 euros y a partir de enero Hacienda investigará a todos los ciudadanos que saquen de sus cuentas bancarias más de 3.000 euros en efectivo.

El citado proyecto de ley, que entrará en vigor en enero, obligará a bancos y cajas de ahorros a presentar un informe anual con todos los movimientos de efectivo que a lo largo del año hayan superado los 3.000 euros, identificando a quienes los han realizado. Se trata de detectar su posible vinculación con operaciones que no se han declarado a la Hacienda Pública, explica fuentes de la Agencia.

Desde que se puso en marcha el plan de control de los billetes de 500 euros, la inspección ha aflorado más de 700 millones, incluyendo regularizaciones voluntarias.

ABC 19/12/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp