Industria aboga por dar ayudas como al automóvil a otros sectores ante la crisis

El vicepresidente del Consell y conseller de Industria, Comercio e Innovación, Vicente Rambla, tomó ayer el pulso a su nueva cartera de la Generalitat al reunirse con los principales dirigentes patronales de la Comunitat Valenciana y analizar la dura realidad en los diferentes sectores empresariales ante la crisis económica. De ese encuentro, según reconoció Rambla, saldrá el compromiso del Consell, entre otros, para buscar -junto con el Gobierno central y otras administraciones públicas- incentivos económicos como los facilitados al sector del automóvil con vistas a revitalizar las ventas y mejorar la competitividad de diferentes tejidos industriales ante una recesión que pone en peligro el futuro de la producción y el empleo de muchas empresas. Sin ir más lejos, Ford Almussafes presentaba ayer un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 600 trabajadores de la factoría de Almussafes, lo que representa el 8% de su plantilla.

«Sobre la base positiva de las ayudas a los distribuidores del automóvil [al que la conselleria destina este año 15 millones de euros, que se suman a las subvenciones del Prever nacional], se puede ir trabajando para modular el esfuerzo presupuestario que se realiza hacia los distintos sectores», puntualizó. En su opinión, sería «deseable contar con el Gobierno estatal, que debe hacer un mayor esfuerzo en dotación de recursos». También subrayó el resultado «muy positivo» de esas ayudas para subir las ventas de coches, si bien, no concretó si habrá más subvenciones cuando acabe la actual partida económica. Para Rambla es un claro «ejemplo de cómo debemos trabajar», aunque recordaba que «los recursos no son ilimitados. A medida que estas empresas [las del automóvil] se vayan recuperando -añadió- se irán disminuyendo los créditos en esos ámbitos para poder seguir incorporando más ayudas a otros y, en definitiva, que puedan participar más sectores».

Colaboración

Según el vicepresidente del Consell, las ayudas a los sectores productivos generan «confianza para que se consuma y se invierta». Rambla criticó la subida de impuestos anunciada por el Gobierno central: «No creo que sea la mejor manera de incentivar la economía y adaptarse a la nueva realidad».

En busca del recorte del desempleo y de impulsar la internacionalización de las empresas valencianas, Rambla anunciaba al presidente de la patronal autonómica Cierval, Rafael Ferrando, acompañado por los secretarios provinciales: José Vicente González (Valencia), José Roca (Castelló) y Rafael Martínez (Alicante), un plan de impulso de la innovación, la I+D y el fomento de las exportaciones. Sin concretar su dotación presupuestaria, el responsable de la política industrial del Consell quiere crear un grupo de trabajo para poner en marcha estos nuevos programas, en línea con los apuntado en el pacto del Empleo (Pavace) y el Plan Confianza para incentivar la economía. Rambla considera clave la participación de los empresarios y de los sindicatos.

Ferrando, en declaraciones también a la prensa, reconocía que la administración autonómica ha trasladado a los mandatarios patronales los planes que maneja el Consell para aplicar «políticas de incentivos económicos». Además, reconocía que los empresarios deben someterse a una «autocrítica» para ser capaces de afrontar en estos momentos de dificultad «soluciones que nos pueden dar desde las administraciones públicas». Ferrando abogó por el diálogo social «permanente» porque debe servir para contribuir a la generación de confianza. Contodo, comentó que también exigirán a las Administraciones «soluciones» pero ofreciéndoles también la colaboración de los representantes de los empresarios.

Levante 04/09/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp