La crisis se ceba con los comercios del centro de Alicante

«Estamos viviendo la situación más inquietante de los últimos 15 años». Así lo afirma el presidente del Colectivo de Comerciantes por Alicante, Pedro de Gea. El panorama comercial en la ciudad es muy poco alentador. En el centro, el cierre de tiendas es continuo. En los barrios y la periferia los despidos en la construcción han provocado la caída del consumo. En otras zonas como la avenida de la Estación o el Bulevar del Pla sufren además las molestias de las obras del tranvía y en la zona de las playas se enfrentan al «turista de las tres p» -pipas, playa y paseos-. Con todos estos condicionantes es difícil sobrevivir.

Así, si en el Bulevar del Pla han cerrado desde que comenzaron las obras, al menos, cuatro comercios y otros tantos están a la espera del traspaso, la situación empeora en pleno centro.

El secretario general de la Federación Alicantina de Comercio (FACPYME), Francisco Rovira, asegura que la más afectada por la crisis en toda la provincia es la ciudad de Alicante. «En el centro no paran de cerrar tiendas», apunta. Nueve comercios cerrados en la calle San Francisco, siete traspasos en la calle del Teatro y Calderón y San Vicente con locales que también han echado la persiana. Aunque de momento no tienen datos de la provincia saben que cuando llegue octubre la atonía comercial pasará factura al sector. Y vendrán los despidos y el cierre de tiendas.

Además, en Alicante a la crisis se han sumado las obras. En estos momentos, otro barrio de la ciudad muy afectado es la zona norte, donde se han reducido las entradas por las obras del tranvía.

También, comercios de barrios como Campoamor han visto mermar sus ventas por el traslado del mercadillo, «los comerciantes de las avenidas de Novelda y Xixona sufren el flujo de personas y, por lo tanto, las ventas», explica De Gea. Y es que, el presidente de los comerciantes de Alicante afirma que la recesión económica que vive todo el país «es peor en Alicante».

Asegura que «el parón brutal» de la construcción «ha provocado la caída del consumo en las pequeñas tiendas de los barrios y de la periferia». De Gea explica que el inmigrante que trabajaba en la construcción ahora está en paro y el consumo que realiza es mínimo. Además, tampoco el turismo salva esta situación, «por la crisis viene menos gente y la que llega se trae hasta la comida».

Fuente: Las Provincias 20/07/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp