La empresa familiar tira de orgullo en plena crisis

Las pymes familiares se basan en la innovación, la exportación, la formación y los planes a largo plazo para mantener sus negocios

Son mayoría apabullante en el mercado empresarial, el sostén de la economía valenciana, y en tiempos de crisis dan la cara, como a lo largo de toda su trayectoria generacional.

Son las empresas familiares de la Comunitat Valenciana, pequeños y medianos negocios que están sacando el orgullo para que la nueva crisis que se ha cruzado en su camino, quizás la peor, no eche al traste décadas de trabajo.

Sus problemas son los de cualquier otra empresa en nuestros días, la falta de financiación o de estímulos fiscales por ejemplo, pero a ellos ahora ya no les sirve de garantía ni su patrimonio personal, el que antes vendían o utilizaban como garantía para obtener dinero, invertir y crecer. Pero a ganas nadie les gana.

Félix Martí pertenece a la tercera generación de una familia de empresarios textiles valencianos que mantiene en activo su negocio contra viento y marea.

Cuando le preguntamos que representa tener una empresa familiar, Félix señala que «es un valor añadido y aunque muchas veces impera más el sentimiento que el negocio, ese sentimiento también nos da seguridad, nos mueve el orgullo».

Su empresa, Resuinsa, tiene 50 trabajadores y mantiene a duras penas su actividad porque han apostado por la innovación e invierten en innovación e investigación.

Con el negocio dirigido mayoritariamente a la exportación, en estos momentos, según señala Martí, «estamos luchando contra la mala imagen que de España hay en el exterior, nos miran como a los griegos».

El empresario valenciano afirma que «estamos aislados, rodeados de la incomprensión general de las autoridades, del ICEX , de las Cámaras de Comercio y encima ahora que empieza a notarse un síntoma de recuperación, los bancos no sueltan ni un duro».

Es uno de los miles de ejemplos que podríamos contar sobre la situación que están atravesando las empresas familiares valencianas.

El Instituto Valenciano de la Empresa Familiar (IVEFA) es la entidad de referencia en esta materia en la Comunitat Valenciana y su presidente, Mario Mariner, recuerda por qué nos hemos adentrado en estos tiempos de zozobra.

«Bajo mi punto de vista la situación económica que estamos atravesando es un reflejo de una sociedad que ha vivido por encima de sus posibilidades, y que, paulatinamente, ha ido dejando de lado valores como la constancia, la austeridad o el esfuerzo», afirma. A esta espiral de elementos negativos Mariner añade un factor ajeno, «la economía especulativa».

Por eso, considera que es esencial que además de adoptar una serie de medidas macroeconómicas y tributarias que den estabilidad al sistema y eviten la especulación, «hay que identificar qué cambios deberían instaurarse en la sociedad para que, a su vez, repercutan favorablemente en nuestra economía».

Según el presidente de IVEFA, «las empresas familiares nos encontramos con que un elevado número de propietarios no tienen más remedio que poner en juego su patrimonio personal para favorecer su continuidad, siempre con una actitud de capital paciente, esto es, sin esperar una rentabilidad de la inversión con expectativas cortoplacistas».

Esa paciencia es un concepto de la actividad empresarial no siempre reconocido y, según Mariner, «sería necesario favorecer ese compromiso patrimonial mediante estímulos fiscales, por ejemplo, deducciones tributarias finalistas en la imposición personal ligadas a la inversión directa en las empresas realizadas por las familias empresarias para inyectar capital e incrementar los recursos propios».

Las empresas familiares también están tomando conciencia de que en un mundo cada vez más globalizado es esencial ganar tamaño para poder competir.

Por este motivo también reclaman la adopción de políticas activas que fomenten el redimensionamiento de las pymes familiares, en cuanto a su capitalización y capacidad de inversión, disponibilidad de recursos humanos y materiales y a su volumen de negocio.

Mariner opina que «es necesario incentivar fiscalmente este tipo de operaciones, que deberían ir acompañadas de la simplificación y abaratamiento de los costes burocráticos y de ejecución de estas operaciones, junto con acciones de apoyo concretas encaminadas a facilitar los recursos técnicos necesarios para llevarlas a cabo».

En esta incesante búsqueda de financiación, de liquidez, los expertos recomiendan de un tiempo a esta parte, la alternativa del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde las pequeñas y medianas empresas pueden tener acceso al dinero. El presidente de IVEFA reconoce que «es una buena alternativa para las empresas de reducida capitalización en expansión que deseen obtener financiación a través de un mercado creado a su medida. Lo que ocurre es que todavía son pocas las empresas familiares que se decantan por esta alternativa, en parte también por desconocimiento».

Relevo generacional

Además, la empresa familiar tiene un talón de aquiles propio, el relevo generacional, el momento en el que muchas mercantiles se ven abocadas al cierre.

Mariner asegura que es muy frecuente que la sucesión se produzca como un hecho «eso de que hoy están unos y mañana otros» sin que la organización y las propias personas (familiares o no) estén adecuadamente preparados para ello, «y esto generalmente suele desembocar en tensiones y conflictos familiares que pueden dar al traste con las expectativas de futuro y continuidad de la empresa».

Desde el IVEFA intentan desde hace años que a lo largo del proceso de tránsito generacional se vayan cubriendo las etapas necesarias para que la sucesión se produzca de la manera más sencilla y fluida posible, y que esto lleve aparejado una organización eficaz del gobierno y gestión de la empresa.

Y en este punto también necesitan apoyo. «Sería muy efectivo que se apoyara la aplicación de los criterios de Buen Gobierno, basados fundamentalmente en la articulación de un órgano de gobierno colegiado, que permita compaginar la experiencia de los mayores, con la visión y formación de los jóvenes, definir las políticas de transparencia e información, y aplicar una política concreta de retribución a los trabajadores y miembros del consejo de administración».

Asimismo, facilitaría mucho las cosas que se incentivara la elaboración de protocolos familiares, «u otros instrumentos muy efectivos tales como el testamento».

Cuestionado sobre la entrada de gestores ajenos a la familia en la empresa, Mariner reconoce que un consejero externo, a la vez que traslada su experiencia y su visión, ayuda a sistematizar los procedimientos pero, en ningún caso, puede sustituir la voluntad de la familia propietaria. Asimismo, con frecuencia, se tiene a confundir la profesionalización de la empresa familiar con la incorporación de profesionales externos a la familia empresaria. Lo importante es que las personas que ocupen cargos de responsabilidad en la empresa estén cualificados para el desempeño de los mismos, con independencia de que sean o no familiares».

Este tipo de empresas se enfrentan pues a cinco retos: el relevo generacional, el incremento de su dimensión, la profesionalización, una permanente innovación tecnológica e industrial y la internacionalización.

Desde el IVEFA señalan que se ha avanzado mucho en innovación e internacionalización, «pero todavía queda mucho camino por recorrer», según Mariner.

El objetivo que se han marcado es intentar concienciar a las familias empresarias de la necesidad de llevar a cabo un renacimiento estratégico en la empresa familiar, generando consenso entre las distintas generaciones que conviven en la empresa respecto a la visión de futuro y el compromiso con ese futuro. «Esto también es innovación, y debe acompañar a la innovación tecnológica para que esta última tenga sentido».

Y todos estos retos deben afrontarlos mientras pelean con el día a día. Félix Martí apunta el secreto: «este tipo de empresas reinvierte casi el 100% de los beneficios en el negocio, y sobre todo, somos empresarios para lo bueno y para lo malo».

Las Provincias 13.06.10

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp