La subida del IVA el 1 de julio amenaza la próxima campaña de rebajas de verano

La anunciada subida del IVA en dos puntos para el tramo general (del 16 al 18%) a partir del 1 de julio va a repercutir en todos los sectores de la economía nacional y, especialmente, en el comercio minorista. Además, se da la circunstancia de que en esa fecha empieza el periodo de las tradicionales rebajas de verano.

Las ventas del comercio al por menor sufren las consecuencias de la crisis y acumulan caídas del 4,6% en julio de 2009 y del 4,8% en julio de 2008. Las previsiones para las próximas rebajas no son muy halagüeñas, según fuentes del sector.

«La subida de impuestos no beneficia en nada al pequeño comercio, y mucho menos al consumidor, ya que no incita al consumo», subraya un portavoz de la Confederación Española de Comercio (CEC). Desde la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), aseguran que el incremento es «inoportuno».

En los dos meses que abarcan las rebajas de verano el comercio al por menor factura entre el 10 y el 15% del total anual. En julio, concretamente, es casi el 10%, según fuentes del sector.

Estas rebajas, habitualmente menos importantes que las de enero, serán en esta ocasión muy «descafeinadas», ya que las empresas no dispondrán de muchas existencias por la apatía de la demanda y porque las recientes campañas de Navidad y rebajas de enero se han caracterizado por unas ofertas muy agresivas.

Por todo ello, el hecho de que suba el IVA el día que empiezan las rebajas hará de éstas las más difíciles de la historia reciente del comercio.

Saber si el incremento de este impuesto va a ser aplicado directamente a los precios de los productos o será asumido por los comercios es casi imposible. Por un lado, los 450.000 comercios minoristas presentan una enorme diversidad en productos y servicios y cada empresario afrontará la subida del IVA como estime oportuno y esperará hasta última hora para decidir qué hace.

Algo parecido sucederá con las grandes superficies, donde cada grupo empresarial tiene sus propias estrategias. En este punto hay que recordar que ninguna de las patronales puede fijar estrategias para el sector, pues incurrirían en prácticas prohibidas y perseguidas por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC).

El comercio al por menor se enfrenta por lo tanto a la dura disyuntiva de trasladar directamente la subida del IVA a los productos, dado que los márgenes comerciales ya se han reducido al mínimo en los dos últimos años por la crisis, o asumirla para intentar aumentar las maltrechas ventas.

También dependerá del tipo de productos. Por ejemplo, los que tienen una demanda «inelástica», como el tabaco y la gasolina, repercutirán directamente la subida del IVA en esos productos.

Cadenas textiles

Nada que ver con las prendas de vestir y complementos que se ofrecen en las rebajas. Un artículo que cuesta 30 euros debería incrementar su precio en 60 céntimos por el alza del IVA. Algunas cadenas textiles, como C&A y H&M ya han adelantado que no repercutirán el incremento de este impuesto en los precios de venta de sus prendas para incentivarla demanda.

 

ABC 08/03/2010

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp