Los comerciantes del centro de Barcelona piden abrir en domingos y festivos

– Los asociados a Barnacentre apuestan por aprovechar el tirón turístico de la ciudad y abrir porque resulta rentable, y más en plena crisis

El eje comercial Barnacentre de Barcelona, que agrupa a las tiendas de la zona más comercial del barrio Gòtic, ha reclamado poder abrir las tiendas en domingos y festivos, ha explicado su presidente, Javier Cottet.

En declaraciones a Europa Press, lo ha argumentado con que, si bien trabajar los domingos es «duro», apuesta por aprovechar el tirón turístico de la ciudad y abrir porque resulta rentable, y más estando en plena crisis.

«No podemos impedir que la economía crezca», ha reclamado, y ha abogado por hacer un estudio con profundidad que, en su opinión, demostraría que los comercios del centro ganarían dinero en domingos y festivos.

Con ello, ha defendido que Barcelona haga «como Madrid y París», puesto que los centros históricos es donde los turistas hacen gasto y que entren divisas.

Ha reconocido que es muy difícil alcanzar el consenso sobre esta cuestión, si bien ha resaltado que, como con las autonomías, se demuestra que «el café para todos no es bueno».

Ha explicado que han hablado de ello con el nuevo alcalde de la capital catalana, Xavier Trias, y la Generalitat, y que se necesitan cambios legislativos para que una zona de una ciudad abra en domingo.

La ley prevé que un municipio pueda pedir a la Generalitat ser declarado municipio turístico para tener el permiso para abrir en domingo, pero no un determinado eje comercial.

La reclamación de los comerciantes del centro choca con la voluntad de las entidades que representan intereses generales, como el Consell de Gremis de Comerç, Serveis i Turisme de Barcelona.

Su secretario general, Miguel Ángel Fraile, ha defendido que permitir a algunas zonas abrir supone «cambiar el modelo de ciudad» porque también implicaría aumentar los agentes de Guardia Urbana que trabajan en festivo, transporte público y otros servicios.

Según él, «no por abrir más horas la gente gastará más o se generarán más empleos» y, aunque ha afirmado entender posturas como la de Barnacentre, ha subrayado que Barcelona no es una ciudad que viva básicamente del turismo.

«Barcelona no es Lloret o Salou», ha sentenciado, insistiendo en que no necesitan abrir las tiendas los domingos porque el turista puede dedicarlo a actividades culturales y de gastronomía, y abriéndolas se verían resentidos sectores como el de la restauración y los propios comerciantes del resto de la ciudad.

Además, ha considerado que es una polémica interesada que surge cuando se acercan elecciones, y que es una opción que suelen defender sobre todo algunos operadores turísticos y de cruceristas, y multinacionales que no tienen en cuenta el modelo comercial.

El alcalde certificó en el pleno municipal del viernes que está rotundamente en contra de liberalizar los horarios comerciales, si bien abrió la puerta a medidas «muy puntuales» que plantee la Fundació Barcelona Comerç o el Consell de Gremis, sin aclarar cuáles.

La Vanguardia 01/11/2011 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp