Los comercios de la Vall negocian pagar la zona azul a sus clientes

Un mes después del estreno de la zona azul en las calles de la Vall, la Federación de Empresarios de la Vall d’Uixó (Federemlavall), el Ayuntamiento y la empresa Conzesiona 3000 están negociando y ultimando un acuerdo cuya finalidad es que los comercios subvencionen el aparcamiento en las zonas habilitadas con parquímetro (O.R.A.) a sus clientes por realizar sus compras en los establecimientos locales, según explicó el presidente de Federemlavall, Manuel Mañó.

Aunque falta concretar los detalles, la idea es que los comercios que se sumen a la iniciativa paguen la zona azul a sus clientes por comprar en sus tiendas. Así pues, cuando entre en vigor la medida, presumiblemente después del verano, al comprar por una determinada cantidad de dinero en los comercios adheridos y aparcar en zona azul al cliente se le reembolsará lo pagado en la O.R.A. al entregar en el comercio un resguardo que contiene el propio tíquet de los parquímetros.

Por su parte, los comerciantes entregarán los justificantes a la concesionaria que, si todo va como está previsto, les reembolsará el 50% de lo que han financiado a las personas que compren en el comercio local.

Ésta es una de las medidas que se están proponiendo de cara al futuro tras el primer mes de funcionamiento de la O.R.A en la localidad, que empezó con las calles vacías pero que poco a poco se están volviendo a llenar.

Desde la Asociación de Comerciantes de la Calle Benigafull, una de las más importantes de la ciudad y completamente afectada por la zona azul, su presidente, Mauri Corma, destacó que «la zona azul ha sido muy positiva porque se ha visto que los coches no eran de los vecinos en su mayoría» sino «de los propios comerciantes y empleados».

Con los parquímetros «hay más espacio libre y se nota que los clientes pueden aparcar frente a tu comercio» mientras que «antes daban y daban vueltas y al final se iban lejos o pasaban de comprar». Corma consideró positiva la O.R.A. en el centro urbano y comercial, aunque cuestionó la aplicación en otros viales al considerar que le parece «excesivo el número de plazas».

Otro comerciante de la calle Benigafull, Antonio Edo, subrayó que «la llegada de la O.R.A. ha sido muy positiva para el sector» puesto que «ha sido una reivindicación de muchos años que por fin se ha hecho realidad» y «ha liberado espacios de aparcamiento y muchos vecinos prefieren pagar medio euro por una hora y comprar tranquilamente con el coche cerca para cargar lo adquirido» que «dar mil vueltas e irse finalmente por no encontrar aparcamiento».

Además, Edo destacó que «la medida ha favorecido el tráfico e incluso la salud de las personas» porque «muchas que cogían el coche para trayectos cortos , ahora llegan caminando al centro urbano y áreas comerciales».

Las Provincias 12.07.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp