Valencia: Los comerciantes proponen que la plaza Redonda acoja sólo tiendas tradicionales

El Ayuntamiento negocia el diseño y servicios que tendrán los puestos de venta¿Qué pasará después de la rehabilitación de la plaza Redonda? El espacio diseñado en 1840 por el arquitecto Salvador Escrig se beneficia desde hace más de un año de un profundo lavado de cara, que la dejará como un «bombón» de Ciutat Vella. Ante esta situación, la asociación de comerciantes del centro histórico pedirá al Ayuntamiento la aprobación de una normativa que regule el tipo de tiendas que se puedan abrir.

De momento no hay intención de «asaltar» la plaza Redonda con locales distintos a la artesanía y comercio tradicional que la ha caracterizado durante décadas. No obstante, fuentes de la entidad consideraron «conveniente» que una ordenanza especifique esta cuestión, sobre todo después de las obras de reforma ahora en marcha. El Ayuntamiento trabaja desde hace meses en la limpieza y consolidación de las fachadas, así como en la renovación de todas las cubiertas. Como dato de la magnitud de la obra, sirva que se han sustituido mil vigas de madera.

El proyecto ha obligado a realizar una tarea de «orfebrería administrativa», para que los vecinos se puedan acoger a subvenciones. El tamaño de las viviendas ha sido uno de los inconvenientes, debido a que en muchos de la treintena de edificios, la superficie era menor a la estipulada por la ley.

Salvados todos esos escollos y con las obras en marcha, llega la hora de definir el interior de la plaza, en especial lo que se refiere a los puestos de venta. Las mismas fuentes precisaron que negocian con el Ayuntamiento las características de las tiendas, como las dimensiones y servicios que deben tener. El criterio será similar al de los puestos del Mercado Central, para que los comerciantes tengan a su alcance todas las posibilidades de cualquier tienda situada en una planta baja.

Uno de los elementos más llamativos será la sustitución de la enorme marquesina que cubre la parte interior de la plaza. Los arquitectos contratados por el Consistorio consideran que es demasiado grande e impide la visión de la fachada circular. La plaza Redonda es un punto neurálgico del turismo que recorre Ciutat Vella, por lo que esta cuestión no es baladí, al tratar de realzar la belleza arquitectónica del conjunto.

Mientras se definen esas cuestiones, el público y los comerciantes deben convivir con los andamios y puntales de obra. El concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, comentó en una visita de obras que no se había planteado el cierre de la plaza por las noches, por lo que no se colocarán verjas metálicas. Sobre la ordenanza de usos comerciales, queda pendiente saber la respuesta del Ayuntamiento cuando llegue la propuesta.

Las Provincias 12.07.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp