Los comercios de menos de 2.500 metros abrirán sin licencia de apertura

La nueva ley suprimirá trámites burocráticos, creará un registro de venta ambulante y reconocerá la libertad de precios

La Comunitat Valenciana va a tener una ventaja competitiva con respecto al resto de autonomías cuando se apruebe la nueva Ley de Comercio que ayer fue presentada en forma de anteproyecto. La principal novedad del texto es que los comercios que tengan unas dimensiones inferiores a los 2.500 metros cuadrados no tendrán que poseer de la licencia de apertura para comenzar su actividad. Los requisitos que cada tipo de establecimiento tenga que cumplir se comprobarán a posteriori por lo que se dará un impulso a los emprendedores que quieran abrir un negocio entre los que puede haber desde pequeñas tiendas, bares o supermercados.

«Sólo los establecimientos con más de 2.500 metros cuadrados necesitarán una autorización previa y que sólo estará vinculada a la sostenibilidad del territorio. Los que sean más pequeños no necesitarán nada», explicó Vicente Rambla, conseller de Industria, en referencia a que los trámites entre comercio y Gobierno autonómico se eliminan aunque, no así, el resto que tienen que ver con la Administración local donde se instale el comercio.

Vicente Rambla aseguró que no se tendrán en cuenta los factores «económicos», entendiendo por ellos la afección que pueda tener la apertura de un nuevo negocio en los que ya están abiertos ya que el conseller de Industria, aseguró que la ley es «claramente liberalizadora». El texto persigue «una regulación estable que permita que el comercio sea más competitivo».

La Conselleria de Industria ha propuesto una ley de sesgo claramente liberal en la que no se tendrán en cuenta las repercusiones político sociales que puedan tener la apertura de una gran superficie. «El mercado decidirá», dijo ayer Vicente Rambla con las tres palabras que resumen su postura no intervencionista.

Esta decisión política, que ha surgido tras un amplio consenso con entre Gobierno autonómico y las organizaciones empresariales, sindicales y del comercio, evitará que se vuelva a formar oposición en aperturas de grandes tiendas, como es el caso de la multinacional sueca Ikea, que en los últimos lustros se ha encontrado con la obligatoriedad de firmar acuerdos con fabricantes y comerciantes de muebles para que la Conselleria de Industria le pudiera conceder la licencia de apertura.

Por otro lado, el anteproyecto de la Ley del Comercio contempla una definición concreta de lo que es un ‘outlet’ y los tipos de productos que pueden vender estos establecimientos. El texto plantea la creación de un registro de mercado de venta ambulante y reconoce la libertad de precios y de configuración de la propia oferta, salvaguardando los derechos de los consumidores.

También se detalla cuándo, al margen de los dos periodos tradicionales de rebajas, un comercio puede realizar «descuentos promocionales» que algunos comercios consideran desleales

Las Provincias 12.05.10

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp