Marcas al ataque

Una marca que ataca directamente a otra es algo bastante inusual en España, donde no se suele mencionar a la competencia por su nombre (con la notable excepción de Don Simón).

 

En Estados Unidos, en cambio, es una práctica habitual, desde los clásicos anuncios de Pepsi contra Coca Cola a los actuales de Apple contra Microsoft. Otro ejemplo es Dunkin Donuts asegurando que su sabor es mejor que el de Starbucks (las postales online para que envíen los fans de Dunkin son tremendas; una dice «friends don’t let friends drink Starbucks»).

 

Una marca líder nunca debe atacar a las demás, ya que sería reconocer que existen opciones y legitimar a la competencia. En cambio, una segunda marca fuerte está bien posicionada para un ataque explícito, que genere discusión y controversia, e incite al líder a entrar en su juego.

 

Fuente: Bajo la Línea 06/11/2008

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información- Gestionar preferencias
Privacidad
Hablar en WhatsApp
1
👋🏻 Hola! ¿Necesitas ayuda?
Hola! 👋🏻
¿En que podemos ayudarte?