Economía cancela el ranking de los supermercados más baratos

No habrá más trabajos del Observatorio de Precios. El controvertido estudio publicado hasta ahora por el Ministerio de Industria, que impulsó esta iniciativa a finales de 2008 tras hacerse cargo de la cartera Miguel Sebastián, tiene los días contados, según distintas fuentes del sector. El nuevo equipo ministerial, correspondiente ahora al departamento de Economía, ha decidido poner fin al estudio trimestral que ofrecía una radiografía sobre los precios de los productos de consumo, así como los índices y tendencias de alimentación y droguería en los comercios minoristas, estableciendo un ranking sobre quién es más barato.

 

De acuerdo con la versión oficial, «todavía no hay una decisión firme al respecto», aunque desde la Secretaría de Estado de Comercio reconocen que están trabajando junto a todos los agentes de la industria para determinar cuáles son las mejores medidas para que funcione mejor el sector. En este sentido, desde el ministerio afirman que cualquiera de las decisiones que finalmente se tome tendrá como objetivo contribuir a un funcionamiento más eficiente de la Administración y por tanto se contempla la posibilidad de «eliminar duplicidades», aunque sobre el Observatorio de Precios falte decir la última palabra.

 

Durante las últimas semanas, el equipo que dirige Jaime García Legaz desde la Secretaría de Estado de Comercio ha estado manteniendo contactos con los distintos agentes del mundo de la distribución para sondear su opinión sobre el funcionamiento del sector. En este sentido, la opinión respecto al Observatorio de Precios que se ha trasladado a la directora general de Comercio, Carmen Cárdeno, ha sido unánime: su utilidad no convence a nadie, ni siquiera a los que en teoría salen mejor parados, o sea, a la cabeza del ranking de los más baratos, y tampoco nadie comparte el rigor del sistema de metodología empleado.

 

«Estamos en desacuerdo todos, es un argumento común y compartido», aseguran desde una de las patronales cuyos socios forman parte del controvertido estudio de precios. «El problema de la oferta comercial en la actual coyuntura no es por una cuestión de precios, sino por falta de confianza, y todo el sector comparte que la aportación del Observatorio de Precios no contribuye a generar este clima de opinión. Y menos aún que sea el Ministerio quien tenga que ejercer esa labor, tarea para la que están perfectamente legitimadas las asociaciones de consumidores o el propio Instituto Nacional de Estadística (INE)».

 

Un macro estudio de mercado cuestionado

 

El Observatorio de Precios del Comercio Minorista, que así se llamó con Miguel Sebastián recién llegado a la cartera de Industria, nació con el propósito de «permitir a los consumidores tener información por hipermercado, supermercado y mercados municipales de 4.000 establecimientos de toda España». Su propósito fundacional era doble. Por un lado, comparar los precios de los distintos formatos de establecimiento y de las principales enseñas que operan en la distribución comercial minorista. Por el otro, estudiar la evolución de los precios en el tiempo por territorios, enseñas y grupos de productos.

 

Para alcanzar los objetivos de este «ambicioso» proyecto, cuyo coste aproximado es de un millón de euros anual, el Ministerio de Industria realiza una muestra en más de 4.000 establecimientos en toda España, recogiendo información de las 52 capitales de provincia, además de otras cuatro ciudades (Gijón, Vigo, Jerez de la Frontera y Talavera de la Reina), sobre una muestra de 188 productos de consumo. El universo de la industria de la distribución se acotó en las 20 compañías más importantes a nivel nacional y las 10 más importantes a nivel autonómico, no incluidas en las anteriores. Y así, un estudio cada tres meses.

 

Sin embargo, el principal eco del Observatorio de Precios llegaba cada tres meses, cuando los medios de información hacían difusión de los resultados del informe. El uso de la propia página web, habilitada como herramienta de consulta, es marginal. El próximo informe tendría que hacerse público el próximo mes de abril, aunque no es seguro que llegue a ver la luz. A pesar de la eliminación del estudio, esto no quita para que el Ministerio de Economía siga manejando información de precios para controlar y supervisar el comportamiento del sector de la distribución, pero no será con la publicidad pública realizada hasta ahora.

 

El origen del desencuentro se remonta al primer informe, presentado en diciembre de 2008. En ese momento, cuando la crisis económica empieza a trasladarse al consumo de bienes básicos, como la cesta de la compra, Industria impulsó el Observatorio de Precios en pleno inicio de la guerra de precios abierta por las principales cadenas de distribución para no perder cuota de mercado. Los distribuidores, con sus marcas blancas, y los fabricantes, con sus marcas comerciales, acababan de iniciar una agresiva carrera por reducir precios que terminó por tensionar las relaciones y abrir paso a la hostilidad dentro del sector

 

El Confidencial 16/03/2012 (Ver noticia)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información- Gestionar preferencias
Privacidad
Hablar en WhatsApp
1
👋🏻 Hola! ¿Necesitas ayuda?
Hola! 👋🏻
¿En que podemos ayudarte?