El cierre de comercios duplica el número de locales que se alquilan en Valencia

Los efectos de la crisis comienzan a quedar bien patentes en la elevada cantidad de locales comerciales, generalmente de pequeño tamaño, que han cerrado sus puertas en Valencia y de los que cuelga el consabido cartel de «se alquila», «se traspasa» o «se vende». No se trata de una impresión subjetiva de cualquier paseante observador que recorra algunas de las zonas más céntricas y comerciales, sino de una realidad tangible y cuantificable, según confirmó a este diario Alain Tabernero, director en la Comunitat Valenciana del grupo de servicios inmobiliarios integrales Ferran. Esta empresa, una de las más reputadas de sector y que trabaja el segmento alto del mercado tanto en materia de venta y alquiler de inmuebles como de bajos comerciales, corrobora con las cifras en la mano el duro impacto que la desaceleración está teniendo sobre esta clase de negocios.

«A lo largo de este año -comenta Tabernero- nuestra oferta de locales en alquiler para comercios se ha duplicado. Ahora mismo tenemos una cartera con 370 unidades en Valencia, justo el doble que hace un año. Esto indica que a muchos comercios no les salen las cuentas y tienen que cerrar. Además, antes había mucha demanda y lo que hay ahora es miedo a abrir un negocio en las circunstancias actuales».

La evolución de las perspectivas comerciales en la ciudad de Valencia queda reflejada, asimismo, en un informe que ha elaborado el grupo Ferran sobre las variaciones experimentadas dentro de ránking de los precios del alquiler de bajos para albergar establecimientos en las principales calles y zonas de la capital del Turia. Las cambios registrados en cuanto a las cotizaciones del suelo entre los años 2007 y 2008 son considerables en función de las diferentes áreas -tal como puede apreciarse en el cuadro que acompaña esta información-, pero los precios medios tuvieron una caída del 0,8%, según el informe del grupo Ferran.

Han salido de la clasificación de los cuarenta principales de este año la calle Grabador Esteve -con una caída del 7% en el precio de alquiler de locales- y Bolsería, que sufrió un severo descenso del 16%, debido a las dificultades para consolidarse como zona de moda alternativa. La empresa Ferran menciona el caso de Custo Barcelona, que abandonó esa ubicación para trasladarse a la calle Jorge Juan. Otras zonas céntricas, como, Cirilo Amorós, Lauria o Marqués del Turia, también han perdido valor.

Por el contrario, las calles donde se concentra el comercio de lujo, es decir Poeta Querol, Marqués de Dos Agua y parte de la Paz, no sólo no han notado la crisis, sino que tuvieron durante este año incrementos de dos dígitos en el precio de los alquiler: un 13,5% de media concretamente. Mantienen, por su parte, un excelente nivel otras arterias de gran tradición comercial como Colón, Don Juan de Austria y el Paseo de Ruzafa, donde la subida ha sido del 14% «por las expectativas generadas ante la próxima apertura de Zara», según el grupo Ferran. Otras zonas antaño emergentes como la Avenida de Francia o la Prolongación de la Alameda perdieron fuelle.

Fuente: Levante 23/07/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp