El impago de las ayudas de la Generalitat amenaza a las asociaciones de comerciantes

El presidente del Colectivo por Alicante critica el retraso en el abono de subvenciones a un sector que contribuye a crear empleo

El Consell adeuda todavía las subvenciones de 2010 comprometidas con las asociaciones de comerciantes de Alicante para financiar los gastos destinados a formación, actividades promocionales, y aquellos otros que sirven para el funcionamiento de las asociaciones. Una situación que, a juicio del presidente de Corazón de Alicante, José María Albert, y del secretario de la Federación Alicantina de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa (Facpyme), Francisco Rovira, «está poniendo en riesgo la continuidad de las asociaciones de comerciantes», que funcionan en gran medida gracias a estas ayudas y también a las aportaciones de los comercios asociados.

Rovira señaló que estos retrasos han motivado las reclamaciones de la Facpyme a la Generalitat, de tal manera que «la Conselleria de Economía y Hacienda ha liquidado la deuda que mantenía con las asociaciones y que corresponden al año 2009», y recordó que sin embargo «las del 2010 están aún pendientes de abonar, mientras que las de 2011 aún no se han resuelto», señaló, al tiempo que refería que desde la Federación de Comercio han reclamado estas subvenciones para que no supongan un lastre más en la economía del sector.

Albert, por su parte, hizo hincapié en que el impago de estas ayudas «nos pone contra la pared» porque «no sabemos cuándo se van a pagar las subvenciones, mientras que a nosotros nos exigen, para poder cobrarlas, estar al corriente del pago de todas las actividades que se financian con éstas ayudas», que pretenden incentivar el asociacionismo del comercio.

A este respecto señaló que la deuda pendiente del Consell con la asociación que preside asciende a más de 18.000 euros. «Una cantidad que no es nada despreciable, sobre todo para los comerciantes que hemos de hacer frente a este gasto», indicó. El presidente de Corazón de Alicante refirió que este retraso ha motivado ya el dejar de contratar a una persona para trabajar en la asociación.

Pero lo que más preocupa a los comerciantes es que para poder realizar actuaciones como las de formación o campañas de promoción para reactivar la actividad comercial han de concertar pólizas de crédito con los bancos con cargo a estas subvenciones. Sin embargo, según señala Albert, «las entidades financieras, a pesar de que se adjunta la conformidad de la Consellería de Comercio de que se les ha concedido las ayudas, no renuevan las pólizas y las deniegan».

También ha supuesto que, pese a que la Conselleria de Industria y Comercio se compromete a pagar hasta el 50% de los gastos que se subvencionan, los pequeños y medianos empresarios del sector se muestren remisos a la hora de hacer promociones, campañas de publicidad o de contratar servicios externos, «porque no sabemos después si vamos a poder cobrar lo prometido, o cuándo se recibirá el dinero».

El presidente del Colectivo de Comerciantes por Alicante, Pedro de Gea, se suma también a las quejas de los empresarios del sector y recordó que aún faltan por pagar, entre otras, las ayudas de tres asociaciones, como son las de los Mercados Municipales, Pla-Carolinas y Corazón de Alicante, «que son las que más actividades desarrollan». De Gea argumentó que «no se puede dejar sin estas ayudas a un sector que ha sido modelo de sostenibilidad de la ciudad y que ha hecho un enorme esfuerzo por evitar el cierre de los establecimientos , lo que ha supuesto también una considerable aportación a las arcas municipales».

Recorte municipal

A la tardanza en recibir las ayudas para el funcionamiento de las asociaciones, se suma también el recorte que ha establecido el Ayuntamiento de Alicante en la partida presupuestaria que destina este año a las ayudas para dinamizar la actividad del comercio urbano, que asciende a 29.500 euros, lo que supone un 40% menos que en el ejercicio de 2010, que recibieron un total de 50.000 euros. Con este dinero se ayudará a nueve asociaciones de comerciantes que recibirán desde los 1.078 euros de la asociación de Condomina-Miriam Blasco, a los 7.223 de la asociación de Pla Carolinas.

Esta reducción que es consecuencia de los reajustes presupuestarios que lleva a cabo el Consistorio y que afecta también a las asociaciones de comerciantes , en especial al desarrollo de actuaciones tendentes a la promoción comercial y la dinamización de las áreas comerciales urbanas, y también para mejorar la gestión medioambiental.

Las Provincias 02.06.11 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp