La crisis lleva más público a los mercadillos

Personas que están comprando y pasean por el mercadillo de Benicalap celebrado el pasado sábado por la mañana. Zapatos a cuatro euros, bolsos a seis, chaquetas por 10 euros… Los mercadillos extraordinarios están recibiendo más público que nunca y gente que hasta el momento nunca se habían acercado por este tipo de comercios. «Sí es cierto que ahora tenemos muchos más clientes, aunque las ventas siguen siendo las mismas y no han aumentado. Pero son muchas más las personas que recibimos en cada punto de venta», explicó el vicepresidente de la asociación independiente de vendedores autónomos (AIVAT), Jorge García.

 

«Yo no iba mucho, pero ahora prefiero ahorrar por si las moscas y como hay mucha oferta y a precios muy económicos por eso he optado por comprar en los mercadillos», señala Concha, una de las usuarias a estos puntos de venta.

 

Uno de los mercadillos más populares y con más gente es el de Benicalap que se celebra los sábados y donde reúne a los habituales de este tipo de comercios y las familias que acuden en fin de semana a pasear y aprovechar para comprar algún objeto. «Sin duda, es el que mejor funciona. El día tiene mucho que ver, aunque también tiene muy buena venta el de Pelayo y el de Castilla», explicó Jorge García.

 

Menos impuestos

 

Estos vendedores aseguran que de momento no están notando la crisis de forma tan acusada como el resto porque ellos no tienen que pagar tantos impuestos como el resto de establecimientos comerciales.

 

Los clientes valencianos, por su parte, han decidido ver las bondades de estas instalaciones extraordinarias con infinidad de género.

 

«Sin embargo, estamos teniendo muchos problemas y hemos pedido más presencia policial porque hay grupos de personas que venden ropa robada y que además sacan de los contenedores de ropa donada», comentó Jorge García.

 

En las últimas semanas, la Policía ha decomisado hasta 4.000 kilos de artículos robados en el mercadillo que se intentaban vender en el mercadillo de Pelayo. «Pero el problema es que dentro de unos días volverán a hacer lo mismo. Queremos una presencia policial continuada», afirmó el vicepresidente de la entidad de comerciantes.

 

La Policía insiste en que va a realizar un seguimiento de estas zonas para evitar que se produzcan nuevos focos de venta ilegal.

 

Pero a pesar de las circunstancias económicas del momento, los vendedores de los mercados extraordinarios consideran que el sector tiene más demanda que oferta y ya ha solicitado en más de una ocasión un mercadillo en domingo. «El rastro es de otro tipo de artículos y por eso, hemos solicitado al Ayuntamiento que nos permitan instalar uno nuevo en otro punto de la ciudad. Creemos que hay disponibilidad y oferta», insistió el portavoz de la entidad.

 

Este nueva instalación eventual podría dar un giro al enfoque de los mercadillos de la ciudad y acercarse a los que son tan populares como el de Candem Town o Portobello de Londres y que a lo largo del año reciben a cientos de turistas y ciudadanos con ganas de salir de esta zona con las bolsas llenas de ropa y alimentos. «El problema es que en Londres se permite la venta de alimentos, mientras que aquí hay una ordenanza que lo prohíbe y esto frena mucho la oferta», señaló Jorge García.

 

Los vendedores, de momento, no han recibido contestación alguna por parte del Ayuntamiento, aunque llevan años reivindicando esta propuesta y la Administración hace oídos sordos.

 

Otra de las peticiones que han solicitado y que aseguran que son imprescindibles es la creación de una nueva ubicación en la calle Primero de Mayo, en el barrio de la Cruz Cubierta.

 

El mercado de la avenida del Cid está muy saturado hay 800 vendedores concentrados en apenas varias calles. «Además, dejamos muchas calles cortadas para el paso de los ciudadanos y puede haber un problema para los vecinos. Por eso, hemos pedido un nuevo punto de venta en la Cruz Cubierta y en el mismo día que en el que se celebra en la avenida del Cid, el miércoles, pero tampoco hemos recibido respuesta», insistió el portavoz de la entidad de comerciantes.

 

Los vendedores llevan cinco años solicitando un nuevo mercadillo extraordinario en el barrio de la Cruz Cubierta, pero no han tenido respuesta a pesar de que constantemente recuerdan que es necesario.

 

De momento, los vendedores de estas instalaciones itinerantes están trabajando mucho estos días, aunque esperan que los días fuertes sean el mes que viene y con la llegada de las Navidades y cuando los ciudadanos tienen más necesidad de comprar y hacer regalos.

 

Fuente: Las Provincias 24/11/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp